APAF-Madrid (Asociación Profesional de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid)

Videos sobre los Agentes Forestales y Medio Ambientales de España e Internacionales

Forestales con trajes de neopreno

Fuente: Heraldo de Huesca

Los barrancos del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara están desde julio especialmente vigilados. Un grupo de diez agentes forestales ha recibido formación para sumergirse en el agua y desde este verano hacen patrullas para hacer cumplir la normativa e informar a los barranquistas que encuentran en su camino.

Los agentes forestales del parque se encargan de la vigilancia de más de 20 barrancosA veces obser­van desde los riscos mis altos, agazapados, y otras se mojan literalmente para adentrarse en los más de 20 barrancos que están ba­jo su supervisión

Su mochila contiene un herra­mientas imprescindibles para esta práctica: desde arneses y mosquetones, pasando por cuerdas y botas especiales, hasta traje de neopreno y gafas de buceo.

Los agentes se toparon ayer con un grupo de aficionados proce­dentes del País Vasco en las Fuentes de Támara, en el concurrido barranco de la Peonera, para po­nerles al corriente de la normativa del parque. Uno de los turbias, Ibón Azkona, comentó que “tener una patrulla para supervisar el cuidado del entorno es algo fun­damental”.

El representante de los Agentes para la Protección de la Naturale­za (APN), Javier Navas, en plica su misión. “Nuestra labor es princi­palmente de vigilancia y de infor­mar a quienes utilizan estos luga­res de riesgo. En algunos casos tratamos de evitar accidentes cuando, por ejemplo, un barranquista no dispone de todo el ma­terial necesario, como casco o arneses, para practicar este depor­te: entonces les impedimos que accedan al lugar”.

Esta misión puede complicarse cuando un grupo de practicantes no acepte los consejos de la patrulla o no acátela prohibición de ac­ceder a un desfiladero. Sin embar­go, los agentes forestales dicen no haber vivido ningún caso de ten­sión en dos meses dedicados a esta labor. No se han visto obligados a interponer denuncia alguna ni a recurrir a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado “Somos un servicio complementario a la labor de la Guardia Civil, y lo cier­to es que nos gustaría llegar más de lo que ya hacemos, pero esta­mos satisfechos de cubrir nues­tras numerosas áreas de acción con los recursos y el personal con que contamos”, expone Navas.

La patrulla informa a un grupo de barranquistas en las Fuentes de Támara El grupo se ocupa no solo de in­formar sobre la normativa -su función prioritaria- sino que ade­más está capacitado para observar la repercusión de la presencia humana en diversas especies de flora y fauna del Parque Natu­ral, así como tomar nota de las conductas que comporten delitos o puedan ser perjudiciales para el medio ambiente. “Las zonas que más reclaman nuestra atención son los cañones en los que se requiere de cuerdas para hacer rápel, pero en otros sitios que pueden no ser tan peligrosos uno se encuentra con sorpresas desagradables como los grafitis que hemos visto sobre las rocas o cú­mulos de basura”, razona Navas, quien añade que el mayor proble­ma con que se topan es la masificación de los barrancos. “Una de las normas fundamentales es que un grupo no puede adentrarse en un barranco hasta que no hayan lo diez minutos desde que lo hiciera el anterior, porque nos he­mos llegado a encontrar a más de 600 personas en el barranco del Formiga, un cifra desorbitada”, concluye el portavoz de los APN del parque.

Guara es uno de los paraísos pa­ra los barranquistas en España y, como tal, la afluencia de aficionados se cuenta por miles 2Fueron los franceses quienes descubrie­ron la riqueza de este enclave y para ellos es una zona mítica”. señala Navas.

La creación de estas patrullas especiales de agentes forestales se debe en gran parte a que el par­que obtuvo la credencial de calidad 'Q ' (certificación válida en Europa) hace más de seis anos. Uno de sus requisitos planteados era un seguimiento especializado del entorno.

Curso de capacitación

La iniciativa comenzó en mayo de 2011, cuando los diez componen­tes de esta patrulla se formaron en Alquézar con un curso de capaci­tación para las labores que llevan a cabo en barrancos, pero hasta julio de este año no se ha organi­zado de forma más especifica y con acciones tangibles.

Uno de los grupos de barran­quistas a los que atendieron ayer puso de manifiesto que “la segu­ridad es fundamental a la hora de practicar deportes de riesgo”. “Tranquiliza saber que un equipo de personas se dedica de forma profesional a velar por ella en los diversos barrancos del parque”. Y es que se trata de una actividad deportiva que cada día deja acci­dentes. Anteayer, un joven de 20 años de nacionalidad francesa se produjo un esguince de tobillo al saltar a una poza en el barranco de La Peonera. y el dispositivo de rescate se prolongó durante cua­tro horas.

El desfiladero de la Peonera es uno de los mas transitados, con el del Formiga, al contrarío que el del Vero que, por su longitud, está perdiendo visitantes. Todos ellos seguirán vigilados en sep­tiembre por estas patrullas, que se distribuye en el parque en función de las comarcas que tienen aquí territorio: la Hoya de Huesca, Al­to Gallego, Sobrarbe y Jacetania. Para el invierno se paralizará la actividad de este equipo y se reanudará el próximo verano.

AddThis Social Bookmark Button
Está aquí: Inicio Noticias Videos Forestales con trajes de neopreno