APAF-Madrid (Asociación Profesional de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid)

Noticias sobre los Agentes Forestales y Medio Ambientales en España

La policía medioambiental de Castilla-La Mancha lucha para erradicar el veneno del medio natural

Fuente: APAM-CLM

La policía medioambiental de Castilla-La Mancha lucha para erradicar el veneno del medio naturalEl Cuerpo de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha es el encargado de perseguir e intentar erradicar el uso indiscriminado del veneno en el medio natural, que causa acontecimientos tan graves y perjudiciales como los acaecidos recientemente en una finca de Ciudad Real, en la que han sido encontradas 6 Águilas imperiales presuntamente envenenadas.

Este colectivo de funcionarios públicos está formado por más de 500 efectivos repartidos por toda la geografía de nuestra Comunidad Autónoma y tienen la condición de Agentes de la Autoridad y de Policía Judicial genérica, lo que, unido a su gran conocimiento del terreno, les faculta para llevar a cabo en las mejores condiciones las actuaciones necesarias para la prevención e investigación del uso de procedimientos ilegales que afectan a las especies de fauna silvestre. De este modo, recorren a diario el campo realizando inspecciones sobre el terreno para localizar animales supuestamente envenenados y cebos que han sido utilizados ilícitamente y con diferentes motivaciones para matar fauna silvestre o doméstica y que, en muchas ocasiones, acaba afectando a fauna protegida catalogada en Peligro de Extinción, como es el caso del Águila Imperial, el Águila Perdicera, etc.

Cuando aparecen indicios de veneno en el medio natural, se ponen en marcha todos los dispositivos de vigilancia e inspección con los que cuenta el Cuerpo de Agentes Medioambientales: la Unidad Canina para rastrear y localizar los cebos supuestamente envenenados y los cadáveres de la fauna intoxicada; la Unidad de Escalada para descolgar los animales que se puedan encontrar enganchados en los árboles o en los farallones rocosos; y con la UNIVE (Unidad de Investigación de Venenos) para apoyar al resto de Agentes Medioambientales en las tareas de investigación y localizar al culpable de los hechos para ponerle a disposición judicial cuando corresponda.

La policía medioambiental de Castilla-La Mancha lucha para erradicar el veneno del medio natural

Hay que destacar que estas prácticas del uso del veneno como método masivo y no selectivo de muerte de animales, son un delito contra la fauna tipificado en el Código Penal, e inclusive en algunos casos un delito contra la salud pública (en el caso de verse intoxicadas o envenenadas personas humanas). Además constituyen una infracción administrativa a la Ley de Caza y a la Ley de Conservación de la Naturaleza.

Entre las medidas que se están llevando a cabo por la Administración Autonómica está el cierre cautelar de los cotos cinegéticos donde han aparecido cebos y cadáveres envenenados, como sucedió en el reciente episodio de envenenamiento de Gerindote (Toledo), donde se clausuró el coto por un periodo de 3 años. En este caso se localizaron unas 32 aves rapaces envenenadas y/o tiroteadas (Águila Imperial, Milanos Reales, etc…), todas ellas con algún grado de protección legal.

Desde la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha (APAM-CLM), queremos agradecer y dar todo nuestro apoyo a todos aquellos Agentes Medioambientales que luchan a diario para combatir el uso del veneno en el medio natural, una lacra que esta esquilmando muchas de nuestras especies emblemáticas y amenazadas de la Península Ibérica como el Águila Imperial (Aquila adalberti), de la que solamente quedan 114 parejas en toda Castilla-La Mancha. Asimismo, animamos al Gobierno Regional a seguir dotando a la Policía Medioambiental Autonómica formada por el Cuerpo de Agentes Medioambientales con los medios, organización y personal especializado que requiere la lucha contra los delitos medioambientales y otras infracciones en el medio natural.

AddThis Social Bookmark Button
Está aquí: Inicio Noticias España La policía medioambiental de Castilla-La Mancha lucha para erradicar el veneno del medio natural