APAF-Madrid (Asociación Profesional de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid)

Noticias sobre los Agentes Forestales y Medio Ambientales en España

La batalla de Zaragoza

¡Que ilimitada fortaleza presenta la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Zaragoza, en su decisión de transformar a los agentes forestales! ¿Como es posible que en un Estado de Derecho, una administración pública (o mejor dicho, el Vicealcalde) reaccione con tanta ira contra sus propios agentes forestales, por el hecho de denunciar a una persona poderosa de Zaragoza? ¿Como es posible que ignorando lo que las propias leyes de montes estatal y autonómica establecen para estos funcionarios públicos, no dude en eliminar intencionadamente sus facultades legales? El  propio Director de la Agencia de Medio Ambiente (máximo responsable funcionario) ha manifestado a los agentes forestales que su transformación es una “venganza política” como consecuencia de ésta denuncia. ¿Donde están los argumentos para tan caciquil decisión?

Camino de Val de Vares, publico y protegido por el Ayuntamiento de Zaragoza, destruido por Yarza Monpeón, dueño del Heraldo de AragónLa mañana del pasado 2 de febrero el Ayuntamiento de Zaragoza reparó un camino público (camino de Val de Vares), codificado como D-29 en el Inventario de Caminos aprobado por acuerdo del Pleno el 24 de julio de 2009, pasadas tan solo tres horas una enojada llamada de Alcaldía solicitaba un informe urgente. Unos días después el quejoso ciudadano (Yarza Monpeón, dueño del Heraldo de Aragón) se tomó la justicia por su mano y ordenó eliminar completamente el camino recientemente reparado. Los daños al dominio público de titularidad municipal eran evidentes por lo que los agentes forestales pusieron en conocimiento de la autoridad competente (Juzgado de Guardia y Registro Ayuntamiento) los daños producidos al camino público (se impedía totalmente el uso del mismo).

Pasadas dos horas de registrada la denuncia la ira del Vicealcalde, como si de un tornado tropical se tratase, tomo “fuerza 5”, y solicitó un informe urgente para conocer todos los asuntos que los agentes forestales habían tramitado al Juzgado y/o Fiscalía en los últimos años. Desde Alcaldía en vez de instruir la denuncia y defender el camino público, se optó por elaborar un informe  que en pocas horas alcanzase la denuncia en vía judicial que pretendía anular el carácter de agente de la autoridad de los agentes denunciantes mediante un “no ha sido refrendada su denuncia por órgano municipal alguno”. Ni que decir tiene que el expediente relacionado con hechos, abierto en la vía administrativa en el seno del propio ayuntamiento (tomo nº de exp. 480.208/2010) hace tiempo que permanece en un cajón sin movimiento alguno.

¡Que tratamiento tan distinto recibe un ciudadano u otro ante una denuncia de un agente!

Todavía hoy la infracción permanece, los ciudadanos que pretendan transitar por ese vial público verán truncada su intención. De nada sirve que los agentes forestales autonómicos hayan denunciado hasta en 4 ocasiones desde el 2002 los mismos hechos, denuncias éstas que puntualmente han ido llenando el cajón del servicio competente del Ayuntamiento de Zaragoza. Ese mismo que tiene la encomienda de proteger los bienes municipales.

¿Que importancia tiene que el denunciado sean los hermanos Yarza Monpeón, qué poderosa influencia ejercen sus llamadas telefónicas para que éstas caminen en un sentido u otro con tanta fluidez y prepotencia?

La decisión ya está tomada, el Boletín Oficial de la Provincia de Zaragoza del pasado 11 de septiembre ya recoge la transformación planteada. Sólo una rectificación improbable o un contencioso-administrativo pueden cambiar las cosas. Las nuevas funciones a desarrollar son las mismas que hasta le fecha, pero con el detalle, de que los antiguos agentes forestales, futuros inspectores de patrulla verde con idéntica retribución, vigilaran los espacios naturales, vías pecuarias, bosques de ribera, su flora y su fauna, pero todo ello sin la facultad de identificar ni denunciar a nadie. ¿Hay algo más absurdo e ineficaz que esto?

Sin duda el mayor perjudicado de tan meditada decisión es el medio ambiente natural de Zaragoza, sus bosques de pinar mediterráneo, sus singulares paisajes esteparios, sus extensos sotos de ribera, sus pequeños humedales. Todo ello ha estado ligado a este grupo de funcionarios agentes forestales o guardas de montes desde hace más de 500 años en la plantilla municipal, cuántas corporaciones han visto transitar. Y curiosamente cuando mayor demanda ciudadana e inversión pública se ha generado en torno a esta labor cometen el  “error” de denunciar a un intocable.

 

Junta directiva de la AEAFMA

AddThis Social Bookmark Button
Está aquí: Inicio Noticias España La batalla de Zaragoza