APAF-Madrid (Asociación Profesional de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid)

Noticias sobre los Agentes Forestales y Medio Ambientales en España

Los forestales denuncian la «indefensión» en la que trabajan sin armas ni formación

Fuente: Diario de León

La Guardia Civil subastó la semana pasada las 68 pistolas retiradas en 2013 a los agentes de León.

Los forestales denuncian la «indefensión» en la que trabajan sin armas ni formaciónLa Comandancia de la Guardia Civil celebró el pasado 3 de octubre una subasta en la modalidad de pliego cerrado de 337 lotes de armas, entre ellas las 68 pistolas, modelo Star BKM 9 milímetros, retiradas a los Agentes Forestales y Medio Ambientales de la provincia hace casi tres años, lo que ha provocado un profundo malestar en el colectivo.

Los agentes son el personal autonómico heredero del histórico Cuerpo de Guardería Forestal del Estado al que, mediante el Real Decreto de 15 de febrero de 1907, se encomendó por primera vez en España la custodia de los montes por ser un cuerpo especializado. Dicho colectivo nació como cuerpo armado y uniformado y así fue transferido a las comunidades autónomas. «Ahora, se mantienen como cuerpo uniformado pero ha sido desarmado y patrullan y se enfrentan a situaciones peligrosas completamente desprotegidos», afirma el colectivo.

En otoño de 2013 estas armas fueron requeridas para su entrega en la Intervención de Armas de la Comandancia de la Guardia Civil, a todos los Agentes Medioambientales que las tenían asignadas, bajo el argumento de las «precarias medidas de seguridad en su custodia, inadecuadamente implementadas en las diversas oficinas comarcales de medio ambiente».

Este colectivo, que no hay que olvidar que ostenta la condición Agentes de la Autoridad, lleva desde el año 2013 denunciando la «indefensión» con la que tiene que hacer frente a su trabajo de cuidado y custodia del medio natural, y recuerdan que ningún otro cuerpo en España interpela a más gente armada que los agentes medioambientales en la actividad de vigilancia cinegética, realizando decomisos de armas, entre otras actuaciones. «Hay que darse cuenta de que nuestro trabajo consiste en sorprender cazadores furtivos y pirómanos. Ahora nos centramos en la actividad de recolección de setas y cuyo valor económico en auge ha provocado que varios grupos de diferentes nacionalidades participen en esta recolección ilegal provocando enormes daños en el medio ambiente y numerosos altercados, por lo que no siempre su reacción es pacífica», asegura un agente forestal consultado por este periódico.

Además, aseguran que en el caso de la provincia de León, desde que se les retiraron las armas no han recibido ningún tipo de cursillo de defensa personal ni en técnicas de defensa verbal, ni en el uso de la fuerza, ni dotación de elementos como porras, spray o guantes anti-cortes para poder hacer frente a la situaciones de riesgo, como sí se han llevado a cabo en otras provincias como es el caso de Burgos.

De hecho, la última relación de riesgos laborales efectuada por la mutua «se ha incrementado notablemente», según el colectivo.

Por este motivo, y ante la ausencia de un plan de seguridad por parte de la Junta de Castilla y León, han decidido poner en práctica ciertas medidas, como por ejemplo no patrullar sólo una persona, sino siempre en parejas, no acudir a zonas especialmente conflictivas y no hacerlo de noche.

Los forestales recuerdan que, según el Decreto 136/2002, de 26 de diciembre, de la Junta de Castilla y León, por el que se aprueba el Reglamento por el que se regula la Escala de Agentes Medioambientales «el personal de la escala podrá ser dotado del armamento reglamentario que se le asigne al objeto de que únicamente en funciones de control de la fauna, así como de policía de caza, vigilancia nocturna, y en servicios en los que por su conflictividad o dificultad se presuma riesgo, previa autorización del Jefe del Servicio Territorial, pueda portar armas en garantía de su legítima defensa».

Custodia de armas

Respecto a la custodia de las armas, argumento utilizado para la retirada de las armas a los forestales, el colectivo se sorprende de que no se haya hecho un seguimiento homogéneo en todas las provincias de la Comunidad de Castilla y León de las instalaciones, ni antes ni después del año 2013, cuando se retiraron las últimas armas cortas de servicio. En Burgos, por ejemplo se ha adecuado una sala mediante acceso con puerta de seguridad, alarma y sistema de video-vigilancia para adaptarse a todas las necesidades de custodia de armas cortas de servicio de Agentes Medioambientales que han sido recomendadas por la intervención de la Guardia Civil en esta provincia. A fecha de hoy, cumplen perfectamente con todas las medidas de seguridad marcadas desde la Secretaría General.

En el caso de León, señalan que varias oficinas disponen del correspondiente armero reglamentario.

AddThis Social Bookmark Button
Está aquí: Inicio Noticias España Los forestales denuncian la «indefensión» en la que trabajan sin armas ni formación