APAF-Madrid (Asociación Profesional de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid)

Noticias sobre los Agentes Forestales y Medio Ambientales en España

Espectadores del delito ambiental

Fuente: El Mundo

LEGISLACIÓN: Los casos más sonados

Los Agentes Forestales denuncian que la nueva Ley les impedirá perseguir infracciones

Espectadores del delito ambientalLos Agentes Forestales y Medioambientales de toda España están pendientes de su futuro. La reforma de la Ley de Montes remitida por el Consejo de Ministros al Congreso de los Diputados podría privarles de su capacidad para denunciar ante la fiscalía o ante un juez los delitos ambientales con los que se encuentran en su trabajo diario. Incendios forestales, trampas ilegales, uso de veneno, maltrato animal... Si se aprueba la reforma tal y como está, los agentes no podrán más que ser espectadores de este tipo de delitos y sus competencias se verán reducidas a faltas administrativas. Son muchos los delitos contra el Medio Ambiente que han perseguido en sus 140 años de historia, pero algunos casos han sido sonados.

25 incendios a sus espaldas

25 incendios a sus espaldas

Se la conoce como la incendiaria de Fuentespina. Es muy raro que una mujer pegue fuego al monte, según reconocen los Agentes Forestales. Pero en lo más crudo del verano de 2009, una mujer de entonces 37 años provocó 25 incendios en pinares, pastizales y cultivos de esta localidad cercana a Aranda de Duero. “Comenzó quemando en cinco ocasiones su propia finca de pinar”, cuenta Esaú Escolar, presidente de la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla y León, quien participó en la investigación.

Su intención era vender aquel terreno a un comprador que quería construir allí y al que los pinos debían molestarle. Así que la mujer se empeñó con el fuego. Pero después de dio cuenta de que todo apuntaba hacia ella, así que provocó otros 20 incendios más “para desviar la investigación”, recuerda Esaú. Los Agentes Forestales llevaron la investigación y llegaron hasta a realizar seguimientos de paisano con sus coches privados, e incluso en bicicleta, hasta que localizaron a la incendiaria -los pirómanos son aquellos que han sido diagnosticados, y no es su caso- arrimada a una cuneta con sus aperos de quemar el monte. Ninguno de sus trabajos llegó a arrasar grandes extensiones, pero los helicópteros de las brigadas de extinción tuvieron que intervenir tres veces y el riesgo de que se fuese de las manos siempre estuvo ahí. “Se tenía que enfrentar a un jurado popular, así que su abogado le recomendó que aceptase la condena pedida por la fiscalía”, cuenta el agente. Le cayeron dos años de prisión -que no pisó por no tener delitos previos- y una multa de algo más de 2.000 euros en concepto de gastos de extinción. “Si se aprueba la modificación de la Ley de Montes, llegaremos ante un incendio forestal, pondremos una cinta y esperaremos a que vengan las fuerzas y cuerpos de seguridad”, dice Esaú.

Vides en espaldera en zona protegida

Vides en espaldera en zona protegida

La Reserva Natural del Complejo Lagunar de Manjavacas (Cuenca) es uno de los lugares escogidos por las aves migratorias europeas para pasar el invierno como descanso intermedio en su larga ruta hacia el sur. Está protegido como humedal Ramsar, como Reserva de la Biosfera y como unas cuantas designaciones más, debido a su elevado valor para las aves. Por ese motivo, para hacer cualquier transformación en él es necesario obtener un informe ambiental positivo del órgano gestor de la reserva, dependiente de la Consejería de Agricultura de Castilla La Mancha. Pero eso, supuestamente, no ha ocurrido antes de la instalación de los esqueletos de metal necesarios para transformar los cultivos tradicionales de vid en cultivos en espaldera en más de 70 hectáreas del espacio protegido. Y además, han contado con subvenciones de dinero europeo.

“Llevamos desde 2010 denunciándolo de forma interna, porque la supuesta irregularidad la habrían cometido colegas de nuestra misma consejería”, asegura un agente medioambiental de Belmonte. En este tiempo , las denuncias se han ido archivando. “Pero hace poco nos enteramos de que se iba a transformar también el corazón de la reserva, así que decidimos denunciar ante la Fiscalía”, dice el agente. Esto fue en diciembre de 2014. De momento, el caso está en instrucción y la jueza ya ha llamado a declarar a los Agentes Medioambientales. El caso afectaría a altos cargos de la Delegación Provincial en la Consejería de Agricultura de Castilla La Mancha. Los agentes que informaron a la Fiscalía han denunciado hace pocas fechas presiones por parte de sus superiores y medidas que les dificultan el trabajo. De momento, les han trasladado su puesto de trabajo a otra población situada a 50 kilómetros.

Maltrato animal

Maltrato animal

La imagen no deja indiferente a nadie. Casi 40 caballos famélicos que apenas disponían de alimento y cuyos cuerpos apenas tenían aliento para mantenerse de pie. Los Agentes Medioambientales de Murcia abrieron las puertas de aquel infierno en el verano de 2014. Y la Guardia Civil imputó al propietario y al empleado de una explotación de la población de Mula un delito de maltrato animal.

Todo comenzó como una inspección rutinaria, pero los agentes se encontraron con la inesperada negativa del propietario de las instalaciones a facilitar la entrada al equipo de inspección. Fue así como se solicitó al Juzgado de Instrucción número 2 de Mula un auto de entrada y registro de la explotación equina y, poco después, se llevó a cabo una minuciosa inspección de la finca, según Efe. Durante la inspección, los agentes comprobaron que los 39 caballos -3 sementales, 23 yeguas y 13 potros- se hallaban en estado de delgadez extrema (caquexia). Además, un caballo tenía heridas abiertas, dadas las condiciones sumamente precarias en las que estaba.

Mayor envenenamiento de aves

Mayor envenenamiento de aves

A José Antonio Pérez-Nievas le conoce todo el mundo como Perico. Es el Guarda Mayor de la demarcación de Tudela (Navarra) y recuerda entre emocionado y dolido el hallazgo de lo que resultó ser el mayor caso de envenenamiento de fauna de toda Europa. Más de 140 aves rapaces, algunas de ellas en peligro de extinción en la región, como el milano real, fueron encontradas y localizadas con GPS para el atestado, pero los agentes sospechan que pudieron ser hasta 400 las aves afectadas. Alimoche, milano negro, milano real, buitre, ratonero, aguilucho lagunero... La lista de animales atravesados por el veneno es muy larga.

En 2012, el trabajo del Guarderío Forestal de Navarra desembocó en la detención de cinco personas que podrían ser condenadas con hasta dos años de prisión. Los presuntos autores eran el presidente, el guarda y un vocal del coto de Montes del Cierzo; el presidente del coto de Cintruénigo; y una quinta persona que pudiera estar relacionada con los envenenamientos detectados en el coto de Monte Alto. “A mis 55 años, soy un enamorado de mi trabajo. Y empecé aquí y me voy a jubilar y a morir aquí”, dice Perico. “Nadie conoce mejor el monte que los Agentes Medioambientales y forestales”.

AddThis Social Bookmark Button
Está aquí: Inicio Noticias España Espectadores del delito ambiental