APAF-Madrid (Asociación Profesional de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid)

Noticias sobre los Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid

Los policías del monte

Fuente: Diario de Alcalá

Dieciséis agentes forestales de la Comunidad vigilan el entorno de 22 municipios desde su sede del antiguo Vivero de Reyes Católicos.

Los policías del monteDicen que más que guardabosques son los “polis” del monte: son la autoridad allí donde acaban las aceras y empieza el campo, aunque las multas a veces sean lo de menos. Colaboran en la extinción de incendios, vigilan la conservación de la fauna y la flora, que se respeten las leyes de caza en los cotos o de pesca en el río Henares o que no se expolie el patrimonio arqueológico que queda más allá del casco urbano. Dieciséis agentes forestales de la Comunidad de Madrid se encargan de proteger la naturaleza de 22 municipios de la comarca de Alcalá, desde su base del antiguo Vivero de Reyes Católicos. Hace dos semanas acabó para ellos la temporada de incendios, que concluyó con once fuegos y una persona detenida como presunto autor de un fuego provocado. Pero acaba de empezar la de caza menor, en la que en muchos casos los cazadores conviven con ciclistas o vecinos que salen a pasear.

“Aquí no paramos: en verano tenemos la temporada de peligro de incendios, y entre octubre y enero nuestro mayor trabajo es el control de la caza menor. Por una cuestión de seguridad: los jueves, sábados, domingos y festivos son los días autorizados para la caza, y también son días en que muchas personas salen a pasear o coger setas, y lo hacen por cotos de caza”. Javier es uno de los dieciséis agentes forestales –dependientes de la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad–, que cada mañana salen de su sede de Reyes Católicos para retirar trampas para animales, controlar que nadie pesque sin licencia en el río Henares o que no se circule con vehículos a motor en el Parque de los Cerros.

Controlan dos grandes poblaciones, Alcalá y Torrejón, y un parque como el de los Cerros que recibe una gran cantidad de visitantes, con el riesgo que esto conlleva. Y afirman que además en el entorno de Alcalá hay una fauna que tiene un valor mucho mayor que el que podemos pensar: jabalíes, corzos, mapaches, gatos monteses o jinetas. O el calandino, un pequeño pez en peligro de extinción cuya pesca puede costarnos 6.000 euros por pieza. “En esta comarca hay mucha afición a la pesca, y nos hemos encontrado con muchos problemas de furtivismo: gente que  pesca sin licencia, o que pesca con trasmallo. Pero la gente se ha ido concienciando, igual que ha ocurrido con la caza, y el número de multas disminuye cada año”.

Si es día de caza, los cotos son su primer destino de la jornada. Los fines de semana realizan controles fijos en los Cerros. Y siempre están pendientes de zonas de valor ecológico como los pinares de los Barrancos de Azaña o del monte de La Oruga, el Soto del Henares o el mismo río. También actúan tras recibir denuncias o avisos, sobre todo en lo que se refiere a la conservación de la fauna: llamadas de senderistas que han encontrado animales heridos o envenenados, denuncias de cazadores o clínicas veterinarias por hallar trampas o animales lastimados por alguno de estos artilugios ilegales, que causan amputaciones y en muchos casos la muerte.

Evitar el expolio. No se trata de la fachada de la Universidad o la Magistral, pero entre las labores de los agentes forestales está también la de preservar el patrimonio histórico, el que se encuentra fuera del casco urbano: yacimientos como el del Ecce Homo, el cerro del Viso o el castillo árabe de Los Cerros. También controlan que no se utilicen detectores de metales, utilizados por algunos vecinos para localizar piezas metálicas del patrimonio arqueológico, que están prohibidos en todo el término municipal de Alcalá.

AddThis Social Bookmark Button
Está aquí: Inicio Noticias Comunidad de Madrid Los policías del monte