APAF-Madrid (Asociación Profesional de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid)

Noticias sobre los Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid

Valdecorzas. ¿La conveniencia de legalizar lo ilegal?

El pasado 3 de noviembre de 2014, lunes, en la Asamblea de Madrid y a pregunta del grupo político UPyD pidiendo información sobre la situación de la Urbanización Eurovillas, el portavoz de Medio Ambiente del PP, Luis Del Olmo Flórez, contestó:

“Señor portavoz de UPyD, a quien tengo un especial afecto por la coincidencia en muchas de las cuestiones que trae a esta Cámara, le diré que confío en que, al igual que usted propone una solución singular para esta urbanización, lo proponga también para otras, como en Valdecorzas, etcétera, y que no nos excusemos en que porque haya muchos problemas en muchas urbanizaciones tengamos que traer a la Cámara una ley exclusiva para legalizar todas esas urbanizaciones. Precisamente, señor portavoz de UPyD, querido compañero Gabriel, lo que usted está pidiendo que se haga con Eurovillas es lo mismo que estamos pidiendo para otros conflictos; es decir, singularizar en una problemática e intentar resolverla. Lo mismo que el otro día hablábamos de una urbanización que usted conoce en el ámbito cercano a Nuevo Baztán, concretamente consecuencia de la desastrosa declaración que tuvo lugar en el Parque del Sureste en el año 1994, en el ámbito de Valdecorzas, ese tratamiento singular es precisamente lo que usted ahora mismo pide para Eurovillas: otro tratamiento singular. Reconozca por tanto usted, junto con sus compañeros, cuando hemos abordado este tema, que ante grandes problemas hay que dedicar especiales soluciones, como es el caso también de Eurovillas; sé que usted me entiende perfectamente.”

Con fecha de 5 de noviembre de 2014, es decir dos días después, el Pleno del Ayuntamiento de Arganda del Rey, con los votos a favor del partido mayoritario (PP), aprueba una proposición destinada a la Asamblea de Madrid para “normalizar la situación urbanística del núcleo de población conocido como Valdecorzas”.

Por las fechas y por lo enunciado, bien podría ocurrir que se estuviera tratando de encontrar una “solución singular” para lo que políticamente se define como un “problema” y realmente es una infracción continúa a las normas urbanísticas y de gestión del suelo.

Valdecorzas. ¿La conveniencia de legalizar lo ilegal?

Repasemos y expliquemos la situación. A principios de los años 80 se produjo la venta de parcelas en el paraje Valdecorzas, en el término municipal de Arganda del Rey, por la promotora Valdecorzas S.A. Dichas parcelas se vendieron con unas expectativas futuras de ser urbanizables si bien en el momento de su venta no lo eran. Posteriormente los compradores alegaron ser estafados si bien no consta que en ningún momento las parcelas se vendieran como urbanizables.

Como ha ocurrido en este y otros casos semejantes en la Comunidad de Madrid el Catastro reconoce únicamente una parcela total y no las posteriores parcelaciones aparecidas tras la venta por parte de la promotora a numerosos individuos. Los contratos de compraventa son en pro-indiviso para uso y disfrute de las subparcelas hasta que llegara el caso de la legalización de los terrenos como urbanizables.

Sin embargo, algunos compradores decidieron, por su cuenta y riesgo, edificar en la parcela a sabiendas que carecían de titularidad del terreno, registro de propiedad, licencias de obra de autoridad pertinente, etc., condiciones exigidas a una urbanización legal dentro de la Comunidad de Madrid.

Valdecorzas. ¿La conveniencia de legalizar lo ilegal?

En 1994, los terrenos de la urbanización ilegal pasaban a formar parte del Parque Regional del Sureste y por tanto se sujetaban a las normas que lo regulaban y regulan aún. Además, en el año 1995, la construcción sin autorización en suelo no urbanizable y protegido (como es el caso) pasaba a ser un presunto delito contra la ordenación del territorio al aparecer tipificados en el art. 319 del código penal. Sin embargo, las construcciones ilegales continuaron e incluso se acrecentaron, produciéndose la mayoría de ellas tras estas fechas.

Durante todos estos años, la Asociación Valdecorzas ha intentado legalizar la situación queriendo obviar las numerosas infracciones cometidas no solo por la empresa urbanizadora sino por los vecinos: parcelación ilegal con parcelas de unos dos mil metros cuadrados cuando la normativa no permitía una parcelación inferior a dos hectáreas, construcciones diversas sin licencia municipal de obras y sin escrituras de propiedad pues las parcelaciones no se reconocen en catastro.

Dicha legalización, por ir en contra de Ley, siempre encontró la oposición del Consistorio municipal que fue consciente, además, de que tras los derribos realizados a primeros de los años 80 del siglo pasado el problema no terminaba y se requería la implicación de la Comunidad de Madrid.

Desde finales de los años noventa, los Agentes Forestales han realizado más de 160 denuncias en la urbanización ilegal Valdecorzas, fundamentalmente por construcciones no autorizadas ni autorizables. Se han llevado diligencias ordenadas por fiscalía, se ha acudido como testigo a juzgados penales y se han ordenado demoliciones por parte de jueces.

Valdecorzas. ¿La conveniencia de legalizar lo ilegal?

El 5 de diciembre de 2013 el pleno del ayuntamiento de Arganda del Rey rechazó, con los votos del PP, una moción presentada por otros grupos políticos para que el consistorio llevase a cabo las actuaciones urbanísticas necesarias para la legalización de la Urbanización Valdecorzas.

Como podemos observar, once meses después, la situación está cambiando porque han variado absolutamente, parece ser, las opiniones de aquellos que gestionan el medio ambiente y la ordenación del territorio de Arganda del Rey, en particular, y de la Comunidad de Madrid, en general.

Debe entenderse que la búsqueda de una solución legal a una situación ilegal únicamente pasa por modificar normas que entorpezcan el proceso. Pero en ese camino se dejan atrás otras muchas cosas y numerosas preguntas. ¿Para qué sirve la Ley?¿Es cierto que defendemos el medio ambiente y respetamos la ordenación del territorio de nuestra Comunidad?¿Existe la impunidad ante la Ley? ¿A qué punto hemos llegado de convivencia que aquellos que gestionan nuestros intereses públicos parecen jugar con ellos según conveniencia, ya sea obviando los asuntos ilegales por enrevesados, ya sea modificando los parámetros y normas por los que debemos regirnos? Estos, normas legales, se supone que buscaban el bien común y sin embargo se pretende cambiarlos para encontrar el bien individual.

Valdecorzas. ¿La conveniencia de legalizar lo ilegal?La legalización sólo puede hacerse tras el cambio y modificación de la Ley del Parque Regional del Sureste y una posterior modificación urbanística del municipio. Además, supondría cuantiosos gastos para el propio municipio que tendría que proveer de servicios públicos esenciales a un núcleo que dista once kilómetros del casco urbano.

Es necesario recordar también que la urbanización en su totalidad aventuraba una superficie a construir que abarca más del doble de la construida actualmente, muy deteriorada y afectada. Más aún, que se encuentra dentro de espacios reconocidos como Hábitats Prioritarios, 1520 y 6220, protegidos por la Unión Europea y cuya alteración podría ser causa motivada de denuncia ante su Órgano competente. Evidentemente, una posible sanción al respecto la pagaríamos todos. Porque eso es lo que está ocurriendo una y tantas veces. La permisividad, la impunidad, la indolencia, el interés individual frente al general lo acabamos pagando todos.

Finalmente, denunciar que si se sigue adelante con este asunto y las previsiones avanzan respecto a lo comentado se volverá a producir un hecho que ejemplifica la situación de los Agentes Forestales, es decir, la dificultad para desarrollar nuestro trabajo y la escasa o nula capacidad para rentabilizarlo, más bien al contrario. Así, el correcto desempeño de una labor difícil como velar por el cumplimiento de la normativa vigente se obvia en primer lugar para ser inmediatamente después un estorbo que dificulta la búsqueda de una “solución singular”, y final y torticeramente acabar definiendo al Agente Forestal como necesariamente prescindible. Y ello, únicamente por desempeñar nuestro trabajo y defender el interés de todos.

El territorio de la Comunidad, su medio ambiente está continuamente amenazado. Las normas que lo protegen y los Agentes Forestales también.

AddThis Social Bookmark Button
Está aquí: Inicio Noticias Comunidad de Madrid Valdecorzas. ¿La conveniencia de legalizar lo ilegal?